Feria: diversión, color, nostalgia…

La fluorescencia, los pedazos de azúcar volando, el grito persistente de niños y el rechinido de los poco seguros juegos mecánicos hacen despreciable a una Feria. Pero cómo nos gustaba ir a todos, nos encantaba perder nuestra ínfima cantidad de dinero tratando de tirar algún objeto o en las canicas; nos emocionábamos con los premios de manufactura barata y nos imprecionaban los apenas diez metros de la rueda de la fortuna. Sí, en eso se puede resumir nuestra ingenuidad de infantes, en una luminosa y siempre divertida feria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s